Tito Sanguinetti

Folklore - Folclore - Cantaautor


| LETRAS

1.VIEJO LECHERO

MILONGA

Letra: Tito Sanguinetti
Música: Marcelo Bustos - Tito Sanguinetti

En un matungo montado
A cada costado un tarro,
Con un chapalear de barro
El reparto ha comenzado,
Algo maltrecho sentado
Como sufriendo un desgarro.

Es de bolsa su recado
De la mejor arpillera,
Que acomodó como quiera
Y maletas le ha colgado,
Con la leche que ha ordeñado
De varias vacas lecheras.

También lleva la medida
Para medio, o litro entero,
Y va gritando lecherooooo
Pa´que salgan enseguida,
Las vecinas afligidas
Por quien atiende primero.

Alguno siempre comenta
Que a la leche la bautiza,
Habrá que hacer la pesquisa
Para saber si la cuenta,
Así le da mejor renta
Y junta lo que precisa.

Ya la clientela creció
Y se compró una charré,
Como podrá ver usted
El negocio mejoró,
Ahijuna como cambió
Él que un dia, empezó a pie.

Pero me alegro le juro
Porque es mucho el sacrificio,
De tan abnegado oficio
Que a veces se vuelve duro,
De penurias un conjuro
Poco tiempo para el vicio.

El caballo acostumbrado
Para solo en cada casa,
Con su memoria repasa
Por lo tanto que ha parado,
Y donde leche ha dejado
Seguro que no se pasa.

Cuantos niños se criaron
Con la leche que el llevó,
Y cuando el tiempo pasó
Ya grandes lo saludaron,
Y al mirarlo recordaron
Fue lechero, y se acabó.


2.LA FIAMBRERA

MILONGA

Letra: Tito Sanguinetti
Música: José Ignacio Rivero

Me parece que la viera
En el lugar elegido
Colgada como al descuido
Casi siempre de madera
Debajo la enredadera
Como buscando un fresquito
En su piso está el platito
Uno viejo, uno qualquiera
Con un trapo que cubriera
Y absorviera así el juguito.

Filtrando el aire el tejido
De la sal hay que cuidarlo
Que si no por oxidarlo
Termina como es debido
En sus ganchos contenidos
Los churrascos varios días
Que servirán de comida
Pa´ alimentar la peonada
Que la mira a la pasada
Y la hace su protegida.

El día de la carneada (bis)
Y despúes de despostar
Viendola ahí rebalsar
La acompañan las miradas
Allí quedarán guardadas
Por un tiempo las raciones
Que aportarán nutriciones
De ese precioso elemento
Convertido en alimento
En todas las estaciones.

Con la caricia del viento
Su color va oscureciendo
Negrito se va poniedo
El charqui y no le miento
Hay que mojarlo un momento
Antes de ponerlo al fuego
Para desifrutarlo luego
Después que esté bien asado
Por todo lo que ha aguantado
Acompañao por los ruegos.

Las moscas nunca pudieron
Cumplir con su cometido
De llegar al contenido
A pesar de que insistieron
Por más que se propusieron
Con las ganas se quedaron
Aqueresar no lograron
Como ellas saben hacer
Las vimos desfallecer
Y los gauchos festejaron.

Heladerita del campo
Que cuidó nuestra comida
Hoy que te veo vencida
Dejo florecer mi canto
Por eso la voz levanto
En honor a tu memoria
Recordando aquella gloria
Que acompañó mi niñez
Abro tu puerta otra vez
Y la cierro con tu historia.


3. MENSUAL DE CAMPO

MILONGA

Letra y música: Tito Sanguinetti

Es noche todavia afuera
Pero él igual, se levanta,
A la pereza la espanta
Y enfila hacia la matera
En donde un tizón lo espera
Todo envuelto de ceniza
Con un soplido lo atiza
Y le arrima alguna rama
Para que surja la llama
Que es justo lo que precisa.

A la pava en la ocasión
Cuando ya el agua, le ha puesto,
La acomoda con un gesto
En la hornalla del fogón
Pone yerba al cimarón
Que apaga con agua fría
Y mientras espera el día
Que muy pronto llegará
Él preparandose irá
Para empezar la porfía.

El alba va despuntando
Y ha comenzado el ritual,
Está ensillando…! El mensual
Al flete que está esperando
Con un silbo acomodando
Pilcha por pilcha el apero
En un orgullo campero
Los estribos bien parejos
Y como pa´ llegar lejos
Lo cincha bien al overo.

Encima va el cojinillo
De oveja bien recortado,
Con el cinchón ajustado
Y la escena toma brillo
Le cruza arriba el ponchillo
Que acompañará el intento
En cuanto monte contento
Y enfile para los potreros,
Y el barbijo del sombrero
Se ajuste por que ya hay viento.

Con las cañas de unas botas
Él fabricó las maletas,
Las que a los tientos sujeta
Como poniendo una nota
Lleva tenaza grandota
La chaira el curavichera
Que lleva por si tuviera
Que curar alguna herida
O en el lote e´ las paridas
Otro ternero naciera.

Y si le toca cuerear
Porque encontró una hosamenta,
Lo hará sin tener en cuenta
Que esto le puede costar
Muy caro si al contagiar
Alguna peste pudiera
Sin un guante que existiera
Ningún barbijo tampoco
Un peón siempre valió poco
Y lo reemplaza cualquiera.

Y seguirá la mañana
Mirando los alambrados,
Reparando si hay cortado
Un alambre…que macana
Pero a él le sobran ganas
Si ve a los toros peleando
Para irlos desparramando
Con cuidado a la distancia
Luego regresa la estancia
Ya el churrasco está esperando.


4. AL ARADO DE MANSERA

MILONGA

Letra: Héctor (Cholo) Sanguinetti
Música: Tito Sanguinetti

Naciste hace mucho tiempo
Para trabajar la tierra
Y hoy solo sirves de adorno
De alguna casa pueblera,
Si habré caminao torcido
Siguiendo tras de tu brecha
Pisoteando los terrones
Que daba vuelta tu reja,
Gastando las alpargatas
Pensando en la siembra nueva.

Con vos casi fue imposible
Cortar la melga derecha,
Gambeteando por el surco
Colgando al cuello las riendas
Pero siendo previsor
Colocaba una bandera
Hecha de caña e´tacuara
Y un pedazo de arpiyera,
Y al llegar a la otra punta
Le erraba como cualquiera.

Compartiendo desde joven
Jornadas de horas muy lerdas
Trás de una yunta de mansos
En la rústica tarea,
Tu timón irregular
Casi siempre de madera
Acompañaba en silencio
El rechinar de tu rueda,
Por culpa de poca grasa
Se la sacaba la tierra.

Hoy te veo descansar
Junto a una pila de leña
No conociste galpón
Siempre dormias afuera,
Ya el balancín de la vida
No te arrastra, sos quimera
Y el oxido fue apagando
El sol de tu volcadera,
Condenandote al olvido
Labrador de tantas leguas.

Quiero rendirte homenaje
De la forma más sincera
Porque estás en mi recuerdo
Viejo arado de mansera,
Y cuando llegue el momento
De abandonar esta tierra
Me iré cruzando los surcos
Rumbo a una estrella cualquiera,
Ya no habrá yunta de mansos
Ni llevaré al cuello riendas


5. LA TRENZA DEL DESTINO

MILONGA

Letra: Tito Sanguinetti
Música: Leopoldo Caracoche

De ese cuero maceteado
Que tiene en algun momento,
Sáqueme en forma de tiento
Y hágame bien reforzado
Un trabajo que he pensado
Esto lo decía un hombre
Que no recuerdo su nombre
Ni tampoco viene al caso,
Le dijo yo quiero un lazo
Espero que no se asombre.

No importa lo requerido
Para mi es cosa común,
Al menos que tenga algún
Distintivo el que ha eligido
Si me explica el cometido
Del encargo que me hace
Seguramente no pase
De un trabajo más pedido,
De los tantos que he tenido
Si importarme que clase.

Esto que cuento escuché
Alguna vez no se donde,
Si mi memoria responde
Enseguida se lo diré
Se trataba y creanmé
Diciendole en forma clara
Que se lo encargaba para
Una cuestión bien discreta,
Original y muy secreta
Sin que me lo imaginara.

Expresó en forma concreta
Lo que estoy necesitando,
A medida que va andando
El mundo con su receta
Se me forma una galleta
Que me cuesta digerir
Por eso le he de pedir
La yapa trenzada de ocho,
Para voltear a este mocho
Que hoy no me deja vivir.

En cuanto quiero arrancar
Siempre se pone delante,
Y no vale que lo espante
Nunca se quiere apartar
Se empeña en desbaratar
Por simples ridiculeces
Y es solo por pequeñeces
Que se truncan los intentos,
Y así se llevan los vientos
Lo que me propongo a veces.

Este mundo, el de sus trenzas
Que cosa más parecida,
Al devenir de la vida
Estando siempre propensas
Entrelazadas y tensas
Cumpliendo con su destino
Cruzandose en el camino
Pero si me hace ese lazo,
Voy a revolear el brazo
Para pialarlo al destino.


6. RECORDANDO LA CUADRERA

MILONGA

Letra y música: Tito Sanguinetti

Mientras despacio me amaino
Voy a guardar la rasqueta,
Que me ayudó en la receta
Para despelar al zaino
A la cuchilla la envaino
Que usé para descolarlo
Luego el pasto ire a cortarlo
y lo haré con la guadaña,
Que tendré que usar con maña
Y horquilla para juntarlo.

Después llegará el momento
De desgranar las espigas,
Del rojo maiz que siga
Reforzando el alimento
Para eso cruzaré le cuento
Sobre un cajón la varilla
De viejo fierro que brilla
Donde se apoya la mano,
Y así saltarán los granos
Yo, sentao como en la silla.

Los marlos que van quedando
Bien blancos y peladitos,
Servirán para el fueguito
Que más luego estaré armando
Gallinas me irán rodeando
De alegre coro cocó
Y el gallo que se plantó
Arroja su canto al viento,
Parece que está contento
Y así me lo demostró.

Un morral como un paquete
Con los granos ya molidos,
Que se ofrecerán servidos
Como final del banquete
Luego la tapa que apriete
Y ya puesta la trompeta
Pa´que el hocico no meta
Ni tierra pueda comer
Y solo así pueda beber
Agua fresca en la pileta.

Después habrá que variarlo
O sacarlo a caminar
O una corrida ensayar
De paso pa´relogiarlo
A los tiempos anotarlos
Servirán pa´ comparar
Y se podrán cotejar
Con algún otro animal
Que puede ser su rival
Con pretensión de ganar.

Y en un domingo cualquiera
Consumado el dasafío
Haga calor o haga frio
Se correrá la cuadrera
Se pactó largar de afuera
Y se designó al rayero
Alguno cruzará primero
Con un bajar de bandera
Más si así no sucediera
Puesta será caballero.


7. EL JAGÜEL

MILONGA

Letra: Tito Sanguinetti
Música: Damián Tessore

Ya no existe más su hoyo
De la argentina en sus pampas,
Ni se arremolinan guampas
Generando algún embrollo
Para algunos un escollo
Que supo traer problemas
Pero sin duda un emblema
Reducto de la vertiente,
Así la tierra lo siente
Y lo, transformó en su lema.

Sobre el se curzó al descuido
Donde cuelga la roldana,
Con su música lejana
Dos postes más bien fornidos
Con alambre se han unido
Y una equis se formó
La cadena alli pasó
Y ahí se sujetó el balde,
Cuidandose que respalde
El fin como se pensó.

El volcará en la represa
Fresca el agua cuando eleve,
Cuidandose bien que llegue
A su lugar sin soprpresa
Porque a nadie le interesa
Que llegue a desparramarse
Por eso habrá de tratarse
Lograr bien el cometido,
Con el líquido obtenido
Sin que llegue a derrocharse.

Un petiso se ha ensillado
Con un recado cualquiera,
Y se ha atado a la sidera
El gancho todo oxidado
Así se habrá levantado
En cada viaje cincuenta
Del agua que transparenta
Y al volcarse de repente,
Su líquido en un torrente
Con viajes que ni se cuentan.

La vida claro, cambió
Lo fué convirtiendo en pozo,
O en aljibe primoroso
Que en algun patio vivió
Alli donde se juntó
Agua llovida de un techo
Ya, con un brocal bien hecho,
Y hasta tapa se le ha puesto,
Demostrandonos con esto
Del progreso su derecho.

Hoy lo reemplaza el molino
O una bomba con motor,
Que hasta tiene arrancador
Manejandole el destino
Hasta suena a desatino
Que semejante agujero
Sirviera de bebedero
Para calmarnos la sed,
Imagineselo usted
Terminando en jardinero.


8. DESDE AHORA HASTA QUE ENTROJE

MILONGA

Letra: Tito Sanguinetti
Música: Eduardo Cirillo

En tierra ya trabajada
Una vez que até el arado,
Con el chancho atrás atado
Comenzaré la sembrada
De un maiz que como nada
El campo vendrá a vestir
Su talla empezará a erguir
En el surco cada planta,
Riqueza que se levanta
Anunciando un porvenir.

En un verdor que delata
La savia que está corriendo,
Las plantas vienen subiendo
Tomando forma de mata
Y en esa crecida grata
Sus hojas van estirando
Están como anticipando
Que habrá una buena cosecha,
Para cuando sea la fecha
Habrá que irse preparando.

Mientras tanto iré engrasando
Las rejas del escardillo,
Que en un trabajo sencillo
Los yuyos le irán sacando
Dejará el terreno blando
Para el dia de apolcar
La tierra habrá que arrimar
Una cuarta más o menos,
Y se ondulará el terreno
De una forma singular

Llegó el tiempo de la juntada
La aguja hay que preparar,
Y un clavo para ensartar
Arandelas preparadas
De suela bien recortadas
Y tambien tendrá manija
En cuanto el lugar elija
Clavaré un palo bien alto,
Será alli sin sobresalto
Que alzaré la troja en fija.

La maleta ya engrasada
A su turno está esperando,
Con sus ojales brillando
Donde quedará colgada
De la faja preparada
Con la bolsa de arpillera
Con sus ganchos para afuera
Y en su lugar suspender
Facil para desprender
Y volcarla en la nortera.

Usaré el entrojador
Asi sale más parejo
Que con el caballo viejo
Tiraré como el mejor
Alambres de igual largor
Ataré y con las chalas
Cuidando que no sean ralas
Se parecerá a una estiba,
Bien cargadita de espigas
Puestas como haciendo gala.


9. LA BATEA

MILONGA

Letra y música: Tito Sanguinetti
Homenaje a mi madre y a todas las mujeres

Creo estar viendo a mi madre
A tu lado y resignada
Con su espaldita doblada
La contemplaba mi padre,
Rogando no le taladre
Sus manos tu agua lechosa
O la espuma primorosa
De la primer jabonada,
En su intento de ablandada
Las manchas más rigurosas.

Para ella como tal cosa
Visitarte era un deber
Que nunca llegó a placer
Y lo hacía silenciosa,
Una espina en vez de rosa
Pero así estaba planteado
Los trapos amontonados
Su presencia reclamaban,
Y ella limpios los dejaba
Listos para ser colgados.

En tus alas de madera
Descansaban los jabones
Más blancos o más marrones
Según la falta que hiciera,
Y se trataba que hubiera
En ese mismo lugar
Del azul para blanquear
Algún cubo en tu repisa,
Para aclarar la camisa
O el delantal de escolar.

Horas y horas de la vida
De mi madre me robaste
Pero a cambio me dejaste
Ropa limpia en la medida,
Que al observarla tendida
En el patio, en su cordel
Hay en mi pecho un tropel
Que marca las emociones,
Que con o sin intenciones
Me vuelven al tiempo aquel.

Comparandote a un ariete
Me parece que te viera
Con tu cuerpo de madera
Y sobre dos caballetes,
Tu lugar el mojinete
Del rancho, por el reparo
O de un árbol al amparo
Por el rigor del verano,
Y ahí nomás un mano a mano
Por si no ha quedado claro.

El progreso y su paleta
Te sacaron de la escena
Y risignada, y serena
Te convertiste en pileta,
Sos un poco más coqueta
Dejame que yo te vea
No se si más linda o fea
Sos previa de un lavarropas,
Tu presencia a nadie copa
Igual tu alma es de batea.


10. EL GALPÓN DE LA ESTACIÓN

MILONGA

Letra: Tito Sanguinetti
Música: Oscar del Río

Érase esta la ocación
No muchas veces al año,
Que como humano rebaño
Íbamos siempre al galpón
Ahí se armaba la función
Con ganas de festejar
La causa conmemorar
Algún hecho trascendente,
Lo que agrupaba la gente
De algún paraje o lugar.

Alguna que otra comadre
Mientras su muchacha cuida,
A la lengua la descuida
Hablando de lo que cuadre
Asume su rol de madre
Cosa que no hace cualquiera
Observando no se fuera
A desaparecer la niña,
Y ambule entre las rapiñas
Fingiendo que se perdiera.

Fuiste nidal de parejas
Que allí dentro se formaron,
Tiempo después se casaron
Para continuar las viejas
Tradiciones más complejas
Y al amparo de tu techo
El amor como un derecho
De prolongar la existencia,
Captó del mundo la esencia
Continuar lo que está hecho.

Para la fiesta de escuela
Te convertiste en kermese,
Motivo que allí estuviese
Desde el niño hasta la abuela
Alivio de una secuela
Que tenía la directora
Salvar a la cooperadora
Sus arcas recuperar,
De esa manera ayudar
En una acción bienechora.

Su radioteatro mostraba
Hector bates que imaginario,
Ponía sobre el escenario
Un elenco que trataba
Pero que nunca alcanzaba
En una hora a mostrar
A un libreto singular
Que duraba más de un més,
En un pequeño entremés
Quedando sin aclarar.

Y para las patrias fiestas
El baile era allí obligado,
Para el caso contratado
Un conjunto, o una orquesta
Que amenizaba la fiesta
Con música popular
La que nos hacia bailar
Para aligerar las penas,
Aliviando la condena
Donde todo es trabajar.

Fuiste casa de algún croto
Que andaba de peregrino,
Como burla del destino
Llevando su sueño roto
Hoy con el tiempo te noto
A veces no tan brillante
Demostrando con tu aguante
Lo que es mantenerse en pie,
Dejando bien claro que
No hay temporal que te espante.

Hoy te alquilan chacareros
Y en silo te han convertido,
O de cartón comprimido
Te llenan los cartoneros
De las vias compañero
En noches largas y en días
Poblando las geografías
De nuestra querida tierra,
Tu vieja figura encierra
Tristezas con alegrías.


11. COMO HACIENDO UN RANCHO

MILONGA

Letra y música: Tito Sanguinetti

Con dos horcones de tala
En la tierra bien plantados,
En sendos hoyos cavados
Con la ayuda de una pala
Para que no salga mala
Su construccion, se ha cuidado
Que quede bien orientado
Por un si acaso el pampero,
Cruzara fuerte el potrero
Con su paso redoblado.

En las horquetas cruzada
Derechita la cumbrera,
Con las dos puntas afuera
Por si un día a la pasada
Deja su casa instalada
Y su cantito el hornero
Del nuevo día el primero
Con un mensaje de alerta,
Para cuando se despierta
Un destino mañanero.

Con paja y algo de guano
Bien mezclado el pisadero
Que se pisó con esmero
Y el agua se acarreó a mano
Se carpió con todo afano
Hasta la última gramilla
Tierra negra en carretilla
Hubo que traer también
Y se armó en un santiamén
Revuelto como tortilla

Se solía hacer el techo
de totora en un quinchado,
bien tejido y apretado
para que no filtre de hecho
eso es lo mejor sospecho
cuando llega la tormenta
entonces pa´ que se sienta
en el fogón protegido,
un tizón bien encendido
alumbra mientras calienta.

Serán de bolsa sus cortinas
si no hay china sobre todo,
que cuando llegue a su modo
cambiará por otras finas
que tengan flores no espinas
dandole así otro color
y hasta una especie de olor
flotará sobre la mesa,
para ahuyentar la tristeza
con un mensaje de amor.

Los tiempos fueron cambiando
Llegaron los arquitectos,
Trajeron nuevos proyectos
De las casas ir armando
Todo se fue reeplazando
El barro se hizo ladrillo
Se complicó lo sencillo
Planos hay que preparar,
Para arriba amontonar
En vez de alero un pasillo.

Con el paso de los años
se convertirá en sillón,
pero no habrá solución
ya no será como antaño
y con o sin desengaños
en una noche cualquiera
se convertirá en tapera,
y lo habitarán los bichos
más no será por capricho
Partió quien en el viviera.


12. EL TAMBO DE ANTES

MILONGA

Letra: Tito Sanguinetti
Música: Gonzalo Jesús - Tito Sanguinetti

Cargadas muchas overas
En la puerta del corral
Irán a entrar cada cual
Ni bien baje la tranquera,
Y se ubicarán primeras
Las de terneros más chicos
Que están asomando el pico
Por la puerta del chiquero,
Peleando por ser primeros
En mojarse los hocicos.

Como está medio nublado
Sin saber que pasará
Colgado y dispuesto está
Por si acaso el encerado,
Un faro bien ubicado
Un petromax de quinientas
Aguantador de tormentas
En invierno o en verano,
Acompaña como hermano
Uno más en estas cuentas.

Ya están listas las maneas
Con el balde y el embudo
Que me servirá de escudo
Controlando las mareas,
Espuma blanca que ondeas
De la leche que volcaré
Ni bien decidido esté
A empezar con la primera,
Y aunque se ponga mañera
Lo mismo la ordeñaré.

Ya empezó el apoyador
Dejando mamar al guacho
Y para que no agarre empacho
Hay que ser controlador,
De su hacer regulador
Mientras sujeta a la madre
Y para que el trabajo cuadre
A la cola tambien le ata,
Dejando juntas las patas
En la manea compadre.

Los chorros con rumbo cierto
Igual que música suenan
Mientras el envase llenan
Se asemejan a un concierto,
De blanco color, es cierto
Que a los andes se parece
Mientras el nivel que crece
Ya va llegando hasta el tope,
En deslocado galope
Y así el corral se estremece.

Ya la última he ordeñado
Y me desaté el banquito
Mientras silbo despacito
Con el tambo terminado
Revueltos y refrescados
Se irán tapando los tarros
Solo falta atar el carro
Y llevarlos al camión,
Terminando la función
En los pagos de navarro.


| CONTRATACIONES

. Osvaldo H. Sanguinetti

tel.:02324 430436

cel.: 02324 15 646498

anasagastiplata@yahoo.com.ar

You Tube: Tito Sanguinetti

| CONTACTO